imagen artículo: Pautas para reducir el uso de las TIC en niños y adolescentes

Pautas para reducir el uso de las TIC en niños y adolescentes

Nadie puede negar que las nuevas tecnologías han cambiado en mayor o menor medida nuestra vida, en general para bien. Pero también sabemos que el uso excesivo de la mismas puede conllevar consecuencias negativas para la vida  familiar y para las relaciones con los demás.

Como ya comenté en mi artículo ¿mi hijo es adicto a las nuevas tecnologías? aunque existen algunos niños y adolescentes cuyas características hace que sean más susceptibles de caer en un mal uso de las TIC, podemos hacer algunas cosas que nos permitan regular su uso y que poco a poco sean ellos mismos los que se autorregulan.

¿Qué podemos hacer?

  1. Evitar que empiecen antes de tiempo. Sobre todo, en el caso del móvil. Aunque los niños cada vez empiezan más temprano (ya en primaria) a pedirlo argumentando que todos los niños de su clase ya lo tienen, lo cierto es que la mayoría de padres están en la misma tesitura, ceder o no ceder por miedo a que su hijo/a quede marginado.
  2. Las TIC no son canguros. Es contraproducente utilizarlas como método habitual para que nuestros hijos se distraigan y nosotros podamos quedar libres.
  3. Pautar un horario de conexión y uso. Si desde el inicio marcamos límites será más fácil que ellos se auto regulen a medida que van creciendo. En el caso del móvil es imprescindible que los padres puedan ser un modelo ya que si estamos pidiendo, por ejemplo,  que no se tenga el móvil en la mesa mientras estamos cenando y los adultos somos los primeros que hacemos caso omiso, el límite se vuelve inconsistente y pronto nos veremos envueltos en discusiones, regateos, abriendo la puerta a excepciones constantes. Es aconsejable que se paute un horario para la conexión a internet y que se determine el tiempo durante el cuál se pueden utilizar las Tics con fines lúdicos.
  4. Controlar el acceso. Cuando empiezan a utilizar aplicaciones que requieren acceso privado (e-mail, chats, facebook) es importante condicionar el uso a  que los padres conozcan la contraseña. Es la única forma en que se podrá comprobar si los niños hacen un uso adecuado de la aplicación.
  5. Potenciar las actividades en familia que no estén ligadas a las TIC. La mejor fórmula para reducir el tiempo de uso en las TIC es dedicar tiempo a los hijos. Jugar con ellos, pasear, etc. Generar un clima de confianza en el que sea fácil comunicarse y puedan expresar cualquier inquietud o malestar (incluyendo, por supuesto, las que puedan ocasionar las propias TIC).
El uso de las nuevas tecnologías por parte de los niños es inevitable y, hoy en día, podríamos decir que imprescindible, pero hay que velar para que se haga de forma sana (es decir, que no implique ningún riesgo para su desarrollo psíquico, ni físico)  y realmente enriquecedora para ellos.

Decálogo imprescindible

Finalmente os incluyo “textual” el decálogo de buenos usos y hábitos saludables tecnológicos que aparece en este interesante libro. “Adicciones tecnológicas, qué son y cómo tratarlas”:

  1. Crear espacios de diálogo y crítica sobre el uso y el consumo tecnológico en el ámbito personal y familiar.
  2. Establecer un clima de confianza para que los niños y adolescentes perciban que siempre le pueden tener a mano y que su aprecio por ellos es incondicional.
  3. Interesarse por lo que sus niños y adolescentes consumen mediáticamente.
  4. Jugar y navegar con los niños y adolescentes.
  5. Pactar horarios y usos y ser coherentes con los acuerdos tomados. La autoridad moral (el ejemplo de los adultos ante el uso tecnológico) es también clave para exigir responsabilidades y compromisos.
  6. En la medida de lo posible, colocar los aparatos tecnológicos en lugares visibles y en espacios comunes de paso.
  7. Intentar combinar otras actividades de ocio en las puramente dedicadas al ocio tecnológico.
  8. Transmitir que la tecnología es capaz de generar una realidad virtual que tiene sus propias reglas de juego y donde cada individuo tiene la posibilidad de disponer de una identidad digital diferente a la del mundo real.
  9. Hacer que lo piensen dos veces antes de publicar, enviar mensajes o dar sus datos personales a través de aparatos tecnológicos.
  10. Proteger su ordenador con un firewall y un antivirus actualizado para navegar de forma segura por internet.
Encontrareis más información sobre este tema en http://blog.pantallasamigas.net/
Puedes leer más sobre niños, adolescentes y las TIC en mi artículo “Enredado con las redes”.

Deja un comentario