imagen del artículo: Reconociendo emociones 2. La tristeza

Reconociendo emociones 2. La tristeza

El objetivo: reconocer las emociones y cómo estas se manifiestan en el cuerpo.
El público: para toda la familia.


LA TRISTEZA

No a todos nos ponen tristes las mismas cosas, ni nos pasa lo mismo. A unos les quita las ganas de comer, a otros les cogen muchas ganas de llorar, parece que nunca se cierra el grifo y lloramos y lloramos, nos pone callados,. Nuestra energía cae en picado, estamos sin ganas de hacer nada, nuestro estado de ánimo está por los suelos (nunca mejor dicho).

La vida pierde chispa cuando estamos tristes.

Normalmente estamos tristes porque hemos perdido algo o a alguien importante para nosotros. O cuando nos sentimos decepcionados.

¿Qué te pasa en el cuerpo?

La respiración se transforma, inspiramos por la nariz de forma rápida y entre cortada y soltamos un suspiro largo y quejumbroso por la boca. Normalmente lloramos.

Nuestro cuerpo se encoje, como si nos quisiéremos hacer un ovillo, queda flojo y “debilucho” como si fuera un espagueti hervido. La cabeza suele estar inclinada mirando hacia el suelo,

Instrucciones del juego

Cada emoción se manifiesta de una forma concreta en el cuerpo. Estas características son comunes en todos los humanos.

Descubrirlas, observarlas, hará que los niños identifiquen de forma fácil qué están sintiendo. Este juego facilita el poder hablar de emociones en casa de forma divertida.

Es muy sencillo, se puede jugar de dos en dos o con más miembros de la familia. El que “para” tiene que adoptar la postura corporal de la emoción que elija y los demás la tienen que adivinar. Gana el que imite mejor las posturas que adopta el cuerpo con cada emoción.

Variante:  también puedes utilizar este recurso cuando tu hijo/a este triste.
En este caso podemos añadir una pregunta tipo: ¿qué cosa, persona, hecho, te ha puesto triste?.

Estar tristes no es negativo, implica el reconocimiento de que alguna cosa o persona importante para nosotros ya no está. O no ha sucedido. La tristeza también nos permite parar y estar un poquito con nosotros mismos, replegarnos mirar en nuestro interior. Lo que es negativo para nosotros es quedarnos en la tristeza de manera que nos impida hacer cosas.

Para conseguir animarse  un poco y tomar energía para continuar adelante solo hay que respirar lentamente (inspirando por la nariz y soltando por la boca), tensar un poco el cuerpo, como incorporándonos. Levantar la mirada y, si es posible, sonreír un poco.  Pensar en algo que te guste. Dejarte abrazar por alguien que sea importante para ti.

 

¡Los abrazos son muy reconfortantes!


Apunte: ¿Quieres más actividades con la tristeza? Aquí tienes una ficha para que puedas profundizar con tus hijos

Fuentes:
Alba Emoting. http://www.albaemoting.cl/
Emocionario: http://www.palabrasaladas.com/emocionario.html

Deja un comentario