imagen artículo: "Yo controlo"

“Yo Controlo”

La sensación de “controlar” de saber que “uno solo puede lograr algo” es uno de los pilares de la autoestima en los niños. Por ello, dejar que sean ellos los que intenten hacer las cosas que están a su alcance es una de las formas más fáciles y naturales de ayudarles a subir su autoestima.

Cada vez más me encuentro con padres que me explican que notan que sus hijos tienen una baja autoestima; es decir, que los ven inseguros, tímidos. Que en muchas ocasiones no se atreven a mostrar sus habilidades ni a actuar delante de otros niños o personas. Esto, evidentemente, les preocupa y no saben qué hacer para ayudarles.

El primer paso es definir qué es la autoestima para los niños/as.

De forma muy sencilla podemos decir que es la manera en que se ven a ellos a sí mismos y cómo perciben lo que son capaces de hacer o no. En este concepto influye determinantemente la forma en que han sido tratados por sus padres y por las personas importantes de su entorno.

AUTOESTIMA = CONTROL
Ya desde muy pequeños los niños experimentan sensaciones de control (son capaces de controlar una situación) fundamentales en su auto concepto y por ende en la autoestima que tengan.

Algunos ejemplos:

  • Cuándo consiguen el control de esfínteres (¡qué gran logro!).
  • Cuándo aprenden a atarse solos los cordones o cuándo salen solos a la calle por primera vez.
  • En la adolescencia cuándo consiguen gestionar sus emociones: por ejemplo, controlando sus ataques de ira o sus momentos de tristeza profunda.

Todo esto son hitos en la vida de los niños y adolescentes que según cómo se vivan contribuyen o no a aumentar su autoestima.

7 ideas clave a tener en cuenta para lograr que los/las niños/as eleven su autoestima.

  1. La autoestima cuenta desde el minuto 0. Desde que un niño es concebido y se va desarrollando en el vientre de su madre percibe estímulos, y la emocionalidad de la madre. La forma en que la madre lo vive (como especial y querido o cómo una preocupación, etc.) puede influir en la autoestima futura.
  2. Dejar que lo logren. Para lograr alguna cosa muchas veces es necesario intentarlo varias veces. En demasiadas ocasiones los adultos no dejamos que los niños lo hagan, la falta de tiempo hace que lo acabemos nosotros por ellos o se lo hagamos nosotros: “así acabamos antes”, solemos decir. Lo contrario es dejar que lo intenten, tantas veces como sea necesario, ayudarles si es alguna cosa que queda fuera de sus competencias actuales y felicitarlos por los logros conseguidos.
  3. Dedicarles tiempo, estar presentes como adultos. La falta de tiempo, otra vez, es la causa de que los padres no pasen con sus hijos tiempo de calidad, haciendo cosas agradables y placenteras para todos como jugar (tal y como comenté en mi anterior post “jugar en familia, un tema serio”).
  4. Proteger en exceso. Querer a los hijos no es hacérselo todo para que no se cansen, para que no sufran, para que no tengan dificultades… sobreprotegerlos hasta que sientan que no son capaces de hacer nada sin sus padres, sin un adulto que les ayude. Hay que estar atentos para observar dónde está la línea que separa la protección de la sobre protección.
  5. Darles responsabilidades. Encargarles cosas apropiadas a su edad; poner la mesa, ir a buscar el pan, cuidar de la mascota familiar, etc. Entre otros múltiples beneficios, establecer responsabilidades en casa les ayuda a fortalecer su autoestima ya que pueden comprobar que son capaces de realizar las actividades que se les pide y que eso les hace ser útiles e importantes.
  6. Tomar decisiones. Como decía en mi post “los niños también saben hablar”, es importante que  tomen decisiones constantemente, cuantas más mejor. La capacidad de tomar decisiones es uno de los factores que refuerzan la autoestima de una persona, sea un niño o un adulto.
  7. Con opinión propia. Y que los escuchen. Dejar que tengan una opinión diferente a la nuestra. Potenciar que piensen por su cuenta y que esto sea valorado, hace que puedan ser independientes lo cual genera una gran autoestima. La mejor manera de mostrarles que valoramos su opinión, aunque no coincida con la nuestra, es ¡escuchando!. Poner atención en lo que nos cuentan, preguntar, mostrar verdadero interés, esto es lo que les hace sentir reconocidos, capaces, especiales.

El amor, ingrediente básico en la autoestima infantil

Aunque sin duda lo que  ayuda a  fortalecer y aumentar la autoestima es el “Amor”. El amor de los padres y de los adultos que son importantes para ellos es el ingrediente básico para reforzar su autoestima.

Decirles que se les quiere es importante pero no basta, hay que hacerles creer que son especiales, que pueden lograr todo aquello que se propongan (no respondiendo a las expectativas de los adultos, si no a sus propios sueños). Hacérselo ver apoyándolos y poniendo los medios necesarios para que puedan hacerlo, ponerse en marcha.

Y hablando de autoestima y de la capacidad de tomar decisiones, termino con este corto de la Pixar. ¡Espero que os guste!

Leave a Reply

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Silvia Martinez Santalucia.
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios https://www.1and1.es/terms-gtc/terms-privacy/?__lf=Static.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en https://www.coachingdefamilia.es/CA/sobre-mi/aviso-legal/.